A¬T

Ella era un huracán y a él le encantaban los desastres

Ana & Tomás from Armónico Studio on Vimeo.

Recordó en ese instante las palabras que John le había dicho: Si por una emoción muy fuerte se llegan a encender todos los cerillos que llevamos en nuestro interior de un solo golpe, se produce un resplandor tan fuerte que ilumina más allá de lo que podemos ver normalmente, y entonces ante nuestros ojos aparece un túnel esplendoroso y muestra el camino que olvidamos en el momento de nacer y que nos llama a reencontrar nuestro origen divino. El alma debe reintegrase al lugar de donde procede, dejando al cuerpo inerte.

Armónico Studio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.